El Global La Coruña | viernes, 10 de marzo de 2017 h |

Galicia es, desde el pasado 6 de marzo, la sexta comunidad autónoma integrada en el proyecto de interoperabilidad de receta electrónica, del que ya participan Canarias y Extremadura (pioneras en 2015), Navarra y Castilla-La Mancha en 2016 (esta última solo como emisora, no receptora) y, más recientemente, el 22 de febrero de 2017, Comunidad Valenciana.

Esta inclusión supone que, en adelante, los ciudadanos gallegos pueden retirar sus medicamentos en las farmacias de dichas regiones, salvo Castilla-La Mancha, dado que se siguen ultimando los detalles técnicos para que los establecimientos de esta región puedan realizar dispensaciones electrónicas del resto de autonomías ya integradas en el proyecto. Por su parte, las farmacias gallegas sí podrán dispensar los tratamientos de cualquier ciudadano de estas cinco CC.AA que acuda a la botica con su tarjeta sanitaria.

En concreto, son ya 5.606 farmacias españolas las integradas en el proyecto de interoperabilidad, lo que supone cerca del 27 por ciento de la red. Las de Aragón serán las siguientes. Según el nuevo cronograma de Sanidad que pasa por lograr la plena interoperabilidad en este 2017 (tras incumplimientos sistemáticos desde que en 2013 instase a ello un real decreto), restan nueve meses para incorporar al restante 73 por ciento de la red. Algo más de 16.000 oficinas de once CC.AA, amén de Ceuta y Melilla.