ENRIQUE CAMPILLO Madrid | viernes, 16 de marzo de 2018 h |

Fiel a su vocación asistencial, la farmacia lleva tiempo demostrando curiosidad y ansias por “hacer más”, por involucrarse en la salud de los pacientes que acuden al mostrador y para muestra un botón.

Desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, con la colaboración de la Universidad de Granada, la Universidad Tecnológica de Sidney y el apoyo de Cinfa, están inmersos en el proyecto AdherenciaMED, una iniciativa que fue radiografiada por Lydia Chaparro, responsable de Servicios Profesionales Farmacéuticos Asistenciales del COF de Guadalajara y formadora colegial, quien destacó que, tras un pilotaje de dos meses, realizado en los Colegios de Albacete y Guipúzcoa, el proyecto se encuentra en su fase de impacto en la que ahora trabajan seis COF (Coruña, Soria, Guadalajara, Tenerife, Ciudad Real y Albacete) y en la que participan alrededor de 1.200 pacientes.

Chaparro explicó que el proyecto se centra en tres patologías (hipertensión, asma y EPOC) y puso sobre la mesa los datos del pilotaje que “reflejaron un porcentaje grandísimo de no adherencia y de adherencia intencionada”, desveló.

En este periodo fueron analizados 205 pacientes y “sólo un 7 por ciento mostraron ser adherentes. Había una no adherencia combinada porque hay quien tenía intencionada y no intencionada”, detalló Chaparro. Una vez acabado y conocidos los datos del pilotaje, donde se ha visto que funcionaba la plataforma de registro (Nodofarma), el Consejo se encuentra inmerso en la siguiente fase, la de impacto, en la que se han dividido las farmacias en farmacias control (registran datos y hacen su atención habitual) y farmacias intervención (han recibido una formación de cómo aplicar el servicio, recogen los mismos datos y en abril se compararán).

Detectar barreras para corregir errores

“La idea con este estudio de investigación es demostrar el impacto clínico, el control humanístico y luego el económico que se medirá por el número de medicamentos, número de ingresos, urgencia, recursos sanitarios… Con este impacto pasaríamos a la tercera fase, la de la implantación en las farmacias”, matizó la responsable del COF de Guadalajara mientras añadía que “todo paciente para un cambio de actitud sigue un modelo, y hay que buscar estrategias para hacer que el paciente sea adherente, la estrategia será diferente para cada paciente y ese es el trabajo que tiene el farmacéutico en estas entrevistas que se hacen en AdherenciaMED. Es un servicio muy bonito”.

Desde Castilla y León otro ejemplo de esfuerzo y compromiso fue el proyecto Dioscórides, una iniciativa que presentó Raquel Martínez, presidenta del Consejo de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de esta Comunidad (Concyl).

Dioscórides se puso en marcha para detectar incumplimientos terapéuticos y evaluar los beneficios para la salud, del seguimiento de los tratamientos, realizados a través de los Sistemas Personalizados de Dosificación (SPD), y los ahorros al Sistema Sanitario. Un proyecto dirigido a pacientes mayores, crónicos y polimedicados.

Martínez indicó que, en primer lugar el plan se estructuró en cinco meses de fase observacional donde se midió la adherencia comprobando la tension arterial y la glucemia, y en seguno lugar, otros cinco meses de fase de intervención utilizando el SPD, y “comprobamos que se mejoraba mucho la adherencia, vimos que en la primera fase teníamos un 50 por ciento de pacientes no adherentes y luego se mejoraba con el SPD. Había un 43,8 por ciento de pacientes que recogían mas medicación de la que necesitaban y el 10 por ciento retiraba menos de la que neceistaba. En cuanto a Problemas Relacionados con la Medicación (PRM) detectamos 2,7 prm por paciente y cuando hicimos la fase de intervención vimos que se mejoraba la adherencia,se reducían los pacientes que tenían problemas de tensión arterial y un 15 por ciento tenían valores de glucemia adecuados”.

El ahorro del SPD

La presidenta del Concyl aseveró que, al mismo tiempo, se hizo un análisis de coste-efectividad y se comprobó que el Sistema Personalizado de Dosificación ahorró 15,2 euros por paciente y mes, lo que supone un ahorro cercano al 15 por ciento en el coste medio de la medicación de cada paciente al mes.

Asimismo, Martínez avanzó que “en Castilla y León estamos intentando desarrollar un protocolo de adherencia y ya tenemos el borrador para incorporar nuestro sistema de adherencia al sistemas de adherencia del Servicio de Salud de la Comunidad (Sacyl)”.

PAGO POR SERVICIOS

“Ningún farmacéutico trabaja de forma gratuita, así que debería haber un pago por el servicio”, afirmó Lydia Chaparro al mismo tiempo que se lamentaba de que “los pacientes no están dispuestos a pagar los servicios, pero el farmacéuticono es una obra de caridad”.

Chaparro afirmó que en otros países son las compañías de seguros quienes se hacen cargo del pago de los servicios y que en España se debe buscar la fórmula. No obstante consideró que hay farmacéuticos que quieren cobrar antes de demostrar el impacto clínico que puede suponer un determinado servicio.

“Necesitamos ya ese primer paso y hace falta voluntad política”, afirmó Raquel Martínez (Concyl). Mientras tanto, Eder Alonso (PwC) indicó que en Reino Unido los pacientes sí que están dispuestos a pagar por los servicios.”Es fundamental dar a conocer lo que se hace si no nos quedaremos en los proyectos pilotos”.