¿Cómo pueden recuperar las farmacias al paciente digital?

El farmacéutico de la era digital tiene el reto de reconectar con el paciente a través de las herramientas digitales, lo que añade un nuevo nivel de gestión a las farmacias

364
farmacia digital

En los últimos años, la sociedad se ha enfrentado a varios y grandes cambios, la mayoría de ellos relacionados con la digitalización. La aparición de las nuevas tecnologías, sumada a la irrupción de la pandemia, ha consolidado la venta por Internet y el asentamiento y madurez de grandes plataformas de venta online. Según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia(CNMC), en España la venta online de productos farmacéuticos se incrementó un 60 por ciento en 2020 y alcanzó los 12.400 millones de euros durante el primer trimestre de 2021. Este incremento de las compras online ha significado un cambio en los hábitos de consumo de los usuarios, que han ido abandonando los establecimientos físicos para realizar sus compras de manera digital y que ha afectado a prácticamente todos los sectores económicos, como el farmacéutico.

Esta situación ha provocado la pérdida de pacientes en el sector, los cuales han trasladado sus compras de productos de parafarmacia a grandes plataformas de ecommerce, debido al miedo de contagio por desplazarse hasta un lugar físico o, incluso, por mayor comodidad. Ante este contexto, el farmacéutico de la era digital tiene el reto de reconectar con el paciente a través de las herramientas digitales, algo que añade un nuevo nivel de gestión a las farmacias, al tratarse de nuevos procesos que requieren de aprendizaje y adaptación. A pesar del aumento de las ventas de productos farmacéuticos online, el paciente necesita desplazarse hasta la farmacia para la compra de medicamentos que no se pueden obtener vía online y es en ese momento en el que necesitará de una atención personalizada y profesional de un farmacéutico, impensable en otras plataformas de venta.

Por ello, LUDA Partners, la red de farmacias para luchar contra el desabastecimiento de medicamentos y productos de parafarmacia, desgrana cuatro aspectos claves que hacen de las farmacias lugares indispensables y que se consideran el principal valor añadido que les diferencian de las plataformas de venta online:

  • Oferta de servicios integrales. La farmacia ofrece una amplia variedad de productos que se nutren de las garantías que rodean al sector, como la relación directa con los propios fabricantes de los productos que vende, conociendo, de primera mano, la procedencia y calidad de los mismos, almacenados y procesados por profesionales de la salud. Además, al tratarse de un profesional sanitario que vela por la salud de sus pacientes, ofrece una amplia variedad de productos, respaldados por la recomendación y asesoría de estos profesionales. Todo ello se ve reflejado en la confianza que depositan los propios pacientes en los farmacéuticos.
  • Derivación de pacientes. Otra de las ventajas de la digitalización de las farmacias radica en la posibilidad de facilitar la adquisición de medicamentos a los pacientes, mediante la creación de redes conectadas de farmacias en la que sus integrantes compartan recursos, como el de la derivación de pacientes entre farmacias que propone LUDA Partners, además de la creación de nuevos servicios. Lejos de fomentar un ecosistema competitivo, una red de farmacias crea un entorno colaborativo que no solo repercute de forma beneficiosa en el sector sanitario, sino que permite que los pacientes obtengan el mejor tratamiento posible. Que las farmacias puedan incrementar su facturación y, de hecho, las hay que ya han mejorado su facturación 10.000 euros al mes.
  • La lucha contra el desabastecimiento de medicamentos. Un problema clave que tiene el sector farmacéutico es la búsqueda de respuestas al problema de desabastecimiento de medicamentos. Según la OCU, el desabastecimiento de medicamentos ha afectado al 40 por ciento de los españoles en los dos últimos años y se da, principalmente, en fármacos para afecciones cardiovasculares y sanguíneas. La tecnología, como la solución de LUDA Partners, se perfila como una respuesta para ayudar a solucionar este problema, resolviendo hasta en un 95 por ciento las consultas sobre medicamentos desabastecidos.
  • La vocación e implicación en el servicio. A pesar de la digitalización y los avances tecnológicos que va adoptando el sector, en las farmacias se mantienen el componente humano y el trato personalizado. Cuando el paciente digital vuelve a la farmacia a por un medicamento se presenta la oportunidad para mostrar los factores diferenciales que tiene respecto a la compra online. El farmacéutico sigue actuando como asesor y aportando los mejores consejos de un modo hiperespecializado, veraz y acreditado. Las herramientas digitales están proporcionando, a su vez, un mayor conocimiento del paciente, lo que también da lugar a una atención más personalizada. Con esto, el farmacéutico tiene más probabilidades de fidelizar a los pacientes al dispensar un fármaco, o cualquier otro producto de farmacia, ofreciendo un mayor detalle de este. Por ello, la digitalización no implica la pérdida de uno de los principales valores que diferencian a las farmacias de las grandes plataformas de venta online, pues sigue manteniendo al paciente como centro del proceso.

El sector farmacéutico es capaz de ampliar la capacidad de asistencia del sistema sanitario, contribuyendo a facilitar y mejorar el seguimiento de los tratamientos y adherencias de los mismos. En definitiva, se deben adoptar unas medidas que pasan por que la digitalización y la aplicación de las nuevas tecnologías se hagan extensivas a todo el sector, sin perder la humanización en la asistencia. Es en este punto donde la solución de LUDA Partners impulsa a las farmacias a adoptar las medidas necesarias para introducirse en el mundo digital a coste cero, sin ningún tipo de discriminación por tamaño o ingresos, ya que sus sistema prioriza la farmacia más cercana.

“No debemos temer a la tecnología, pues debemos contemplarla como una vía de mejora, que siempre suma, que va de la mano con procesos más productivos, que se pueden aprovechar para crear nuevas líneas y áreas de negocio. La digitalización de las farmacias permite compartir recursos y crear nuevos servicios, como la derivación de pacientes que repercute tanto en el beneficio de los pacientes como en el sector sanitario”, explica Luis Martín, co-fundador de LUDA Partners.


También te puede interesar…