Premios Fundamed
Alberto Cornejo La Coruña | viernes, 28 de junio de 2019 h |

En el impulso —no muy propenso, dicho sea de paso— de las Administraciones a la farmacia asistencial y la entrada de nuevos servicios como la Atención Farmacéutica Domiciliaria, tan loables son los intentos por desarrollarla como criticables las marchas atrás que se acaban produciendo. Bien sea por decisión propia o “cuestiones ajenas a su voluntad” en forma de presiones de terceros. Tanto monta, el resultado es el mismo.

Ocurrió en Madrid, donde a pesar de no haberse podido concretar la publicación de una nueva Ley de Farmacia en la última legislatura, en ningún caso ésta hubiera contenido las referencias a la Atención Farmacéutica Domiciliaria que recogía el anteproyecto que entró en la Asamblea para su trámite parlamentario. El propio Gobierno regional desistió del intento ante la polémica que ocupó durante meses el debate profesional. Aunque los intentos de contar con nueva LOF se retomarán en esta nueva legislatura, mucho tendrían que cambiar las posturas para volver a poner este concepto, al menos en su literalidad, sobre la mesa de negociaciones.

Ahora la situación se repite en Galicia, donde el Parlamento ha optado por no rematar la faena. En este caso, más que nunca, la AFD se ha quedado ‘a las puertas’ de convertirse en realidad. Serán otras CC.AA. quienes tengan que ponerle el cascabel al gato… Sí así lo consideran.

Tal como ha venido informado EG, el proyecto de nueva Ley de Ordenación Farmacéutica gallega con la que actualizar la hasta ahora vigente de 1999 recogía la posibilidad de que se pudiese llevar a cabo “atención farmacéutica domiciliaria a pacientes en zonas rurales que por sus condiciones (físicas o de salud) no puedan desplazarse a la farmacia”. Así se mantuvo hasta la celebración, el pasado 19 de junio, de la Comisión de Sanidad, donde quedó visto para sentencia el dictamen de la norma.

Un cambio que ‘rebaja’ la nota

Días después, el 25 de junio, el Parlamento de Galicia aprobó la nueva LOF regional —con los votos favorables de PP y PSOE y las abstenciones de BNG y En Marea; sin votos negativos—, con una modificación de última hora y “desconocida” por los colegios farmacéuticos que les ‘obliga’ a calificar esta ley como “buena, pero no redonda”. Es el caso de la exclusión final de la opción de que las farmacias realicen AFD, siendo sustituida por una venida a menos “entrega informada de medicamentos a domicilio”.

“No contábamos con este cambio de última hora; lo desconocíamos. Nos ha faltado tiempo para poder intervenir e intentar reconducir la situación”, apunta a EG Héctor Castro, presidente del COF de La Coruña, en relación a ese periodo de apenas siete días entre la celebración de la última Comisión de Sanidad del Parlamento donde se cerró el dictamen de la ley —y se acordó el cambio cara a texto final— (19 de junio) y el debate y votación positiva por el Pleno.

En concreto, el definitivo artículo 6 de esta ley —que al cierre de esta edición aún no había sido publicada en el DOGA— indica que “a aquellos pacientes en zonas rurales que por sus condiciones (físicas o de salud) no puedan desplazarse a la farmacia se podrá realizar la dispensación en sus domicilios” siempre que englobe “la entrega informada y el cumplimiento de las garantías de dispensación de medicamentos”.

Para el presidente coruñés, el análisis es claro: “El nuevo paradigma sociosanitario marcado por la dependencia, envejecimiento y la necesidad de la adherencia en los entornos rurales necesita mucho más que una entrega informada. La AFD debería haberse abordado desde el paraguas de lo asistencial y la coordinación con otros profesionales”, considera Castro. También a Alba Soutelo, presidenta del COF de Pontevedra, este cambio le preocupa “mucho”.

No se da por perdido

Detrás de este cambio se situaría un informe de la asesoría jurídica manifestando sus dudas en torno a este servicio y su encaje legal.

Ahora bien, desde los COF no se da todo por perdido. Dado que toda LOF una vez publicada necesita de adicionales desarrollos normativos complementarios (decretos, órdenes, resoluciones, etc.), “intentaremos reconducir la situación en el futuro decreto que desarrolle esta cuestión”, adelanta Alba Soutelo. De hecho, ya se ha producido una primera reunión el 27 de junio entre los colegios y los grupos políticos con representación en el Pleno. “Vamos a tener que seguir trabajando y sentar las bases para enfocar la AFD. Va a necesitar un desarrollo muy meditado y concienciado”, confirma su homólogo coruñés.

Un árbol que no impide ver el bosque

No obstante, desde los COF no se quiere que este ‘árbol’ impida ver el bosque. Y es que desde estas corporaciones se pone en valor otras novedades que recoge la ley como, por ejemplo, la prioridad que tendrán los farmacéuticos rurales en los concursos de nuevas boticas —con una fase de traslados previa—, la adaptación del régimen sancionador a la realidad de la oficina de farmacia o la supresión de la caducidad de la licencia una vez el titular cumpla 70 años a cambio de que se contrate un adjunto.

… Y el después

Proyecto de ley. Artículo 6. “Excepcionalmente, a las personas usuarias que residan en zonas rurales aisladas o sean/n pacientes dependientes, con unas características y necesidades asistenciales específicas, en los/las que concurran pérdida de autonomía funcional y necesidad de cuidados por enfermedades crónicas, se les podrá presentar una atención farmacéutica domiciliaria que se llevará a cabo por un/una farmacéutico/a de su oficina de farmacia habitual dentro de su zona farmacéutica”

Dictamen de Ley (aprobado). Artículo 6. “Excepcionalmente, a las personas que residen en áreas rurales aisladas o que son dependientes, con características y necesidades de asistencia específicas, en las cuales concurra la pérdida de a autonomía funcional y la necesidad de atención por enfermedades crónicas, podrán serles dispensados medicamentos en su domicilio, con entrega informada y el cumplimiento de las garantías de dispensación (…) por una de las cinco oficinas de farmacia más próximas al domicilio”