Desde la Asociación de Empresarios de Farmacia de Madrid (Adefarma), han elevado a la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid una serie de interrogantes sobre la entrega de medicamentos no hospitalarios que se viene realizando desde el Servicio de Farmacia Hospitalaria y desde los centros de salud.

Adefarma ha observado entre sus farmacias adscritas que los medicamentos más habituales son Moviprep y Citrafleet (laxantes osmótoicos para preparación antes de colonoscopia), colirios oftálmicos, Advagraf y Prograf (inmunosupresores), Clopidogrel (antiagregantes plaquetarios) y Paxlovid (tratamiento COVID-19). Para su dispensación en las oficinas de farmacia, la receta es obligatoria.

Partiendo de este contexto, Adefarma ha preguntado a la Consejería si es legal la entrega de estos medicamentos no hospitalarios desde Farmacia Hospitalaria y centros de salud. La Asociación continúa cuestionando si con ello se garantiza un “uso seguro y eficaz” de los medicamentos.

Además, apuntan que, en caso de que la respuesta sea afirmativa, sería una “clara actitud de competencia desleal hacia la oficina de farmacia” y provoca un “claro perjuicio económico” a la botica.

“¿Una farmacia hospitalaria o un centro de salud puede dispensar y facturar medicamentos no hospitalarios a un paciente y éste puede llevárselo a su domicilio?”, inquiere Adefarma.

La Asociación finaliza su escrito solicitando una pronta respuesta para que los servicios de inspección farmacéutica, en caso de que proceda, “actúen con absoluta celeridad para poner fin a estas prácticas que perjudican claramente los intereses de la oficina de farmacia, si es que se consideran ilegales desde esta Consejería”.


También te puede interesar…